miércoles, 9 de septiembre de 2009

El Juanoma Humano.

06-Sep-2009

La inmaculada percepción


Vianey Esquinca

El Juanoma Humano

Una nueva enfermedad que amenaza con convertirse en una pandemia más peligrosa y letal que la influenza A HLNL descubierta por Elba Esther Gordillo, que ataca la corteza cerebral de los profesores mexicanos impidiéndoles aprobar el Examen Nacional para Maestros, se ha arraigado en el país.

A este trastorno descubierto por Andrés Manuel López Obrador se le conoce como el Juanoma Humano, enfermedad cancerosa que se desarrolla en el sistema político mexicano cuando un individuo presta o vende su nombre para conseguir un beneficio inmediato, sin importar violentar las mínimas normas de respeto, decoro, dignidad o moral.

La enfermedad lleva el nombre del multifacético y multichambas Rafael Acosta alias Juanito, que adquirió fama cuando el investigador López Obrador realizó en Iztapalapa un experimento más arriesgado que la clonación de la oveja Dolly, transformando a un simple vendedor ambulante y agitador profesional en la figura del momento, que tenía como consigna dejar su lugar a la perredista Clara Brugada a cambio de tener trabajo y salario asegurados. Lamentablemente, como suele suceder en las primeras pruebas, algo salió mal y lo que parecía una exitosa operación de alquimia política, convirtió a Juanito en una especie de Frankenstein, pero con iniciativa.

Los primeros registros fueron consignados en la Biblia, donde se señala que Esaú vendió a su hermano Jacob su lugar de primogénito a cambio de un plato de lentejas. Ahora las lentejas han transmutado a curules o delegaciones políticas.

Todo indica que esta enfermedad es contagiosa y no es nueva, pero que ahora con los avances de la tecnología y la exposición pública los casos se descubren más rápidamente, incluso el Juanoma Humano puede ser una derivación o mutación de la enfermedad que les pega a los líderes sindicales que venden las plazas, o la gente que presta sus nombres al narcotráfico para poder realizar lavado de dinero o negocios sucios.

El Juanoma Humano ataca a las personas con debilidad de pensamiento y convicciones que los hace ser fácilmente manipulados, provoca una ausencia total de autocrítica, que les impide reconocer lo erróneo de sus actos, y puede provocar la locura. Quienes lo padecen llegan a presentar fiebres elevadas de casi 45° que los hacen alucinar y creen que ganaron una elección por méritos propios; en estados más críticos comienzan a pedir más derechos de los que originalmente se había pensado.

Puede presentarse sola o con padecimientos secundarios como son la Juanorragia, que es el brote excesivo del Juan que todos los políticos traen adentro y que los hace olvidar sus compromisos y acuerdos en pos de sus propios intereses; la Juanitis, que es la inflamación del ego juanesco de los funcionarios a los que les encanta el reflector y la atención pública, y la Juanaplegia, que es la parálisis de la conciencia y el razonamiento, que causa a una persona a actuar irracionalmente.

Lo que algunos expertos han calificado como un arma biológica sin control, pronto contagió a otros individuos y el 3 de septiembre se dieron a conocer nuevos e inquietantes casos en la Cámara de Diputados, lugar conocido por su ambiente propicio para el cultivo de virus y bacterias. El padecimiento atacó con más fuerza a la bancada del Partido Verde Ecologista, lo cual seguramente sucedió porque nunca se han vacunado contra el tráfico de influencias

Aunque la enfermedad le pega más a las mujeres, quienes fueron utilizadas para cumplir la cuota de género a la que están obligados todos los partidos, hubo hombres que presentaron el Juanoma Humano. El hecho que la enfermedad se presentara tanto en familiares y amigos, hace suponer a los expertos que hay una predisposición a transmitirse por contacto sexual, sanguíneo o político.

Este tipo de prebendas también indica que la enfermedad tiene orígenes anaeróbicos y fotofóbicos, pues generalmente se hace en lo oscurito, y se debe tener cuidado, pues cuando sale al descubierto antes de tiempo corre el riesgo de echarse a perder.

Ante el escándalo público de esta vergonzosa enfermedad, se espera que se pongan en cuarentena a estas diputadas y diputados. Si no se toman medidas y se previene esta tendencia, en cuestión de tiempo se convertirá en una enfermedad tipo diarrea verbal, tan común en los políticos.

2 comentarios:

  1. animo a los juanoma del mundo!!!!

    ResponderEliminar
  2. lo suyo seria sustituir el proyecto juanoma por el proyecto ceninoma

    ResponderEliminar