miércoles, 3 de febrero de 2010

La Nueva Revolución. Omar Sheriff Díaz

Omar Díaz Arias
Presidente del Frente Juvenil Revolucionario Chihuahua CDM


Escribo con regularidad sobre distintas cosas pero hoy que me enteré que el último día del año pasado murió el último hijo de Mi General Francisco Villa, me hizo enfocar la energía de mis letras a un tema: La Revolución.

Pancho Villa es uno de los personajes revolucionarios más populares de México, sobre el que se han creado numerosas historias y mitos, y su vida ha sido reseñada en numerosas biografías y películas que destacan su ingenio militar.

El general fue derrotado por sus antiguos compañeros de armas del ejército constitucionalista de Venustiano Carranza, el cual, al mando de Álvaro Obregón, acabó con el mito de la División del Norte en la batalla de Celaya, en el estado de Guanajuato, en 1915.

Reconozco que la opinión que se tiene de mi General esta dividida, entre si fue un Bandido o un Héroe, pero todos los que vivimos en la ciudad de Chihuahua y transitamos por la Avenida Universidad, reconocemos que Mi General Villa era un fregón pues hasta el día de hoy, al topárnoslo en dicha Avenida, todavía le sacamos la vuelta.

En fin el tema que reflexione con esta noticia fue por los comentarios de varios de mis amigos, ellos aseguran que habrá una Revolución en este 2010, pues según ellos atendiendo a la historia cada 100 años se daba una Revolución en nuestro país.

La idea de mis amigos no es nada descabellada pues veo como en mi Estado, Chihuahua “Cuna de la Revolución” se tiene la peor opinión de acuerdo a las encuestas sobre Felipe Calderón y su administración, en comparación con los demás Estados.

Yo creo que ya quedo mas que entendido que el Presidente Calderón, no es el Presidente del Empleo como el mismo se autoproclamo y su estrategia en materia de Seguridad ha fracasado rotundamente, es por esto y más que la desigualdad social y las injusticias que vive el país se acrecientan, creando las condiciones para un nuevo levantamiento armado contra el Gobierno.

Estoy seguro que si mi General Villa viviera en este tiempo, volvería a tomar las armas ante tanta injusticia que existe actualmente en nuestro país.

En mi opinión lo que menos necesitamos es otra guerra de esta índole, pero si necesitamos una nueva revolución, no necesitamos tomar las armas, lo que necesitamos tomar son decisiones personales de cambio pero de un cambio real, aquí me gustaría agregar una frase de Paco Ignacio Taibo (quien es autor de mi Biografía favorita acerca de Mi General) “La Revolución no triunfo por que no ganaron ni Villa ni Zapata, por lo tanto la Revolución no ha terminado”

Iniciemos pues esta Revolución de Conciencias, buscando lo que todos anhelamos, un Chihuahua en paz, un mejor país, en donde exista la igualdad social, en donde las personas no sean juzgadas por ser diferentes, en donde el derecho a la educación pertenezca de manera inherente a todos los niños que nacen en este hermoso país.

Pancho Villa murió asesinado en una emboscada el 20 de julio de 1923 en Parral, y fíjense como son las coincidencias, el día de hoy otro gran líder aparece en escena desde ahí mismo, desde Parral, César Duarte Jaquez un hombre de capacidad comprobada en el cual tenemos a un gran líder para dirigirnos en esta nueva Revolución: La Revolución de Conciencias.

Es tiempo de elevarnos del oscuro y desolado valle de la segregación hacia el iluminado camino de la Justicia Social. Sería fatal para nuestro país el no darnos cuenta de la urgencia del momento.Todos aquellos que hayan leído estas líneas, que el día de hoy escribo, son convocados a iniciar esta Revolución, a hacer leyenda “Solo tiene leyenda aquel que se la merece”


¡Hagamos Leyenda en este 2010 con César Duarte!

Debidamente autorizado por Omar en los siguientes términos:

Muchas Gracias José, que bueno que te gustó y si, por favor, publícalo en tu blog, totalmente autorizado en vdd te agradezco que lo publiques en tu blog, saludos amigo!

1 comentario:

  1. Muchas Gracias por publicarlo amigo!!!

    Omar Díaz

    ResponderEliminar