miércoles, 26 de octubre de 2011

Requisitos para conseguir un empleo… ¿Discriminación o mera coincidencia?. Iliana Ramírez García

                    

Introducción.
            Se busca Administrativo de ventas y servicio al cliente: Edad 25 a 30 años, sexo femenino, soltera, Lic en Administración… Al hojear la sección de clasificados me doy cuenta de que en muchos de estos anuncios vienen condiciones como las escritas anteriormente para poder solicitar un empleo y es ahí donde comienzo a preguntarme ¿no es suficiente con estar capacitada para desempeñar cierto cargo?, ¿Cuál es el punto de especificar ciertas cuestiones físicas, si lo que debería de importar son tus habilidades?
            Estos “requisitos” no son cosa nueva, pero supongo que debido a que he entrado en la edad de buscar un trabajo me he topado con ciertas cosas que a mi parecer no deberían de estar especificadas en estos anuncios. Soltera, Mujer, hombre, Casado, no mayor de 35 años no menor de 20 años, con experiencia. Todos estos anuncios me dan la idea de que importa más el físico a la hora de pedir un trabajo más que lo que realmente puedas hacer e incluso sólo les falta poner las medidas o el peso que debe de tener la persona para poder siquiera considerar pedir una entrevista de trabajo.
            Quizá a mis 20 años no debería de incomodarme que tengan este tipo de restricciones, pero si me pongo a pensar cuando llegue a una edad de 35, por decir un número, y necesite un empleo y vea que en todos necesitan a gente menores de 35 o que estén solteros, ahí sí me comenzará a importar que pidan tantos requisitos y que mi experiencia no sea lo suficiente para darme un empleo.
            En este trabajo hablaré un poco más sobre los tipos de discriminaciones, porque sí es una discriminación lo que acabo de describir (aunque a estas alturas se nos haga de lo más normal), que hay en nuestro país a la hora de pedir un trabajo, de las cuestiones legales y de las consecuencias que trae para la sociedad.
Desarrollo
            La Ley Federal del Trabajo menciona en su artículo 3º que “No podrán establecerse distinciones entre los trabajadores por motivo de raza, sexo, edad, credo religioso, doctrina política o condición social.” Además el artículo 56 habla también sobre la no distinción entre las personas: “Las condiciones de trabajo en ningún caso podrán ser inferiores a las fijadas en esta Ley y deberán ser proporcionadas a la importancia de los servicios e iguales para trabajos iguales, sin que puedan establecerse diferencias por motivo de raza, nacionalidad, sexo, edad, credo religioso o doctrina política, salvo las modalidades expresamente consignadas en esta Ley”. Mientras que el artículo 4 establece que “No se podrá impedir el trabajo a ninguna persona ni que se dedique a la profesión, industria o comercio que le acomode siendo lícito” Así que si estamos viendo que dentro de nuestra Ley Federal nos dice que no deben de existir distinciones ¿Por qué las seguimos viendo dentro de las empresas?
            Buscando la bibliografía para la elaboración de este trabajo me encuentro con una noticia que dice “menos empleo para gorditos y fumadores” lo cual me pareció algo impactante, según el análisis de Gobierno de calidad, el sobrepeso y el tabaquismo se suman a las nuevas causas por las cuales las personas son discriminadas, no contratadas o despedidas. Anteriormente sólo veíamos que la discriminación era por ser mujer u hombre, es decir desde pequeños nos han enseñado que hay trabajos que son dignos para una señorita y cuáles no. En la actualidad más y más mujeres han roto la barrera de lo que son los trabajos sólo para hombres y esto se ha aceptado y ha contribuido a que seamos de una mente más abierta, por ende creeríamos que la discriminación laboral terminaría ahí, pero se puede ver que si ya no se discrimina por el sexo ahora existen otros factores por los cuales se puede poner un “pero” a las personas para contratarlas.
            El salario es una de las cuestiones que se ve afectada por la apariencia física de los trabajadores según Slimming World, una organización dedicada a la pérdida de peso, las personas con sobrepeso tienen dos veces más posibilidades de ganar un salario bajo. Otro factor es la edad y eso se ve claramente cuando abres la sección de los empleos, las empresas buscan que las personas estén entre cierta edad, los muy jóvenes o muy mayores no tienen tantas oportunidades de empleo.
            Lo que las empresas no quieren ver o no se han dado cuenta es que la fuerza laboral en nuestro país comienza a madurar y en vez de facilitar la obtención de empleo para estas personas, las empresas por el contrario hacen más difícil que una persona mayor de 35 años consiga empleo. (Pizá, 2011) Este problema según Gabriel Pizá se deriva de la errónea apreciación de considerar a las personas mayores de 35 años viejas, cuando realmente se encuentran en la edad madura con una plenitud física y mental, y mucho más grave es el asunto de que no se tome en cuenta la experiencia laboral que han adquirido a través de los años, que dicho sea de paso debería de ser el factor para considerar a una persona apta o no para el trabajo.
            Nuestra Constitución prohíbe este tipo de comportamiento en el artículo primero que menciona “queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad…”  Y mientras más leo, más me sigo preguntando, ¿Qué hacen con nuestras leyes todas esas compañías que ponen “peros” para darte un trabajo? Y lo que más me preocupa ¿Qué hacemos nosotros como ciudadanos para que este tipo de prácticas dejen de existir? Es alarmante ver que nuestras leyes parecen letra muerta y que la gente hace caso omiso de lo que en ellas se manifiesta.
            Las empresas se escudan con las excusas de que el contratar gente mayor de la edad establecida está atentando contra la productividad, ya que estas personas están más cerca de jubilarse que una persona con 20 años. En cuestiones de estado civil se mencionan excusas como que una mujer casada tiene menos tiempo para dedicarse al trabajo que una soltera, o que si tiene hijos, pueden llegar a ser un impedimento para que desarrolle de la mejor manera su trabajo.
            “En los países desarrollados está prohibido publicar ofertas de empleo señalando requisitos de edad específica, pues se considera discriminatorio”. (Odriozola. Para 3) Mientras que en nuestro país el 80% de las ofertas laborales dejan bien claro cuál es la edad máxima cómo requisito para poder aplicar para el empleo y en la mayoría de los casos esta es 35 años. Lo cual a mi parecer es una edad muy temprana para estar negándote un trabajo, en la actualidad las nuevas generaciones están comenzando con sus vidas, creando familias, teniendo hijos a esta edad, pero para las empresas ya son considerados como obsoletos.
            Otro de los rubros donde también existe discriminación por parte del patrón, no sólo a la hora de contratar si no que también del trato que se te da dentro de las empresas es el de los discapacitados, así como las personas con ciertas enfermedades, las personas con diferente religión, preferencias sexuales. Y la lista puede continuar y en vez de que en pleno siglo XXI las personas fuéramos más tolerantes y que la lista se hiciera más pequeña, parece que la lista se multiplica.                   
            En este tipo de prácticas podría parecer que la única consecuencia que trae es que la persona no obtenga un trabajo o que en el peor de los casos que las leyes sean pisoteadas; pero según Fernando Noriega la discriminación que sufren las personas en sus trabajos causa problemas de salud y ausencias laborales. En México el 20 % de los trabajadores padecen síndrome de burnout (del trabajador quemado) según cifras del IMSS. Los principales síntomas son el agotamiento, la insatisfacción, irritabilidad, agobio, apatía y baja productividad. Además de la victimización que se da en las empresas, donde el trabajador es tratado peor que otros cuando se llega a denunciar una situación de discriminación dentro de la empresa.

Conclusión.
Al respecto puedo decir que es verdaderamente triste que en nuestra sociedad siga habiendo discriminación y más aún que no se nos permita desempeñar cierto trabajo debido a nuestra apariencia física, a nuestra edad o a cualquier cosa que no tenga que ver con nuestras habilidades, nuestra experiencia, nuestro desempeño como profesionistas. Al final del día eso es lo que debe de importar el qué tan bien podemos desarrollar un trabajo. Las oportunidades para conseguir un trabajo de entrada son escasas y con tantas trabas que se nos ponen las opciones se van reduciendo cada vez más.
            No hay una solución universal, pero lo que yo puedo sugerir a mi corta edad y con cero experiencia profesional, es que tenemos que defendernos y si las leyes están de nuestra parte necesitamos denunciar, no dejar que se nos juzgue por ser gordos o flacos, casados o solteros, hombres o mujeres. Hoy en día tanto hombres y mujeres somos capaces de desarrollar los mismos trabajos y no existen impedimentos para hacer cierto trabajo y si somos capaces de hacerlo las empresas no tienen por qué poner restricciones sobre lo que ellos quieren dentro de su compañía. En cuestiones laborales lo que debe de importar es la capacidad que tiene cada persona y nada más. Lo exterior no tiene nada que ver con que tan bien hacemos o no un trabajo o ¿Acaso una persona bien parecida hace “más bonito un trabajo” que una menos agraciada físicamente?, además ¿quiénes son ellos para decidir que valemos más por tener ciertas características o no?
            Como mexicanos tenemos que exigir que las leyes se cumplan, y que se hagan más leyes que nos protejan de actos discriminatorios en cualquier ámbito de nuestra vida diaria. Nuestro trabajo nos ha costado llegar hasta donde estamos, tener la experiencia que tenemos, haber creado una trayectoria, como para que un simple listado de “requisitos” superficiales nos venga a denigrar lo que somos y lo que somos capaces de hacer.



Referencias:
Ley Federal Del  Trabajo recuperada en: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/125.pdf
Notimex.Julio,2011. Mexicanos sufren discriminación laboral. Consultado el 24 de Octubre de 2011 en: http://www.cnnexpansion.com/mi-carrera/2011/07/27/mexicanos-sufren-discriminacion-laboral
Odriozola, Carlos. (Febrero, 2010) La muerte laboral comienza a los 35. Consultado el 24 de Octubre de 2011 en: http://www.cnnexpansion.com/opinion/2010/02/19/discriminacion-viejo-empleo-encuentro
Pizá, Gabriel. Febrero, 2011. El derecho a tener 35 años de edad. Consultado el 22 de Octubre de 2011 en: http://www.cnnexpansion.com/opinion/2011/02/02/dercho-a-tener-de-35-anos-de-edad
Vargas Hernández, Ivonne. (Octubre, 2011) Menos empleo para “gorditos” y fumadores, Consultado el 23 de Octubre de 2011 en : http://www.cnnexpansion.com/mi-carrera/2011/10/18/menos-vacantes-para-gorditos-y-fumadores




2 comentarios:

  1. fantástico post. Es indignante como está el panorama laboral. :S

    ResponderEliminar
  2. Pues todo lo que dices es verdad, pero qué hacer, a dónde ir ? como dirían, quién podrá ayudarnos?
    Mi esposo nació mal de su pierna izquierda, pero así ha trabajo toda la vida, en diferentes funciones todas de bajo nivel por sus estudios (solo tiene la secundaria) pero se especializo en su oficio: CHOFER, conociendo carreteras del estado de Puebla, del interior del estado y de la república, pero perdió su empleo hace 2 años y desde entonces acude a entrevistas y cuando se percatan de su raro andar por su pierna, ya no le preguntan por qué dejo su anterior empleo sino mas bien, que le paso, y de ahí su respuesta es toda su entrevista y su clásico te vamos a llamar se vuelve, en un eterno: "jamás te contrataremos" y lo único que le ha quedado es trabajar en un taxi, después de haber manejado hasta tráileres en la República Mexicana, mi esposo solo tiene 34 años y prácticamente ya está "obsoleto" para trabajar en nuestro querido sistema, y después nos preguntamos ¿Por qué no progresamos, por qué la delincuencia?, espero que esos espots de "voz de las empresas" también lo tomen en cuenta...

    ResponderEliminar