martes, 10 de mayo de 2011

“Explotación infantil en México”. Edna Karina Guzmán Conde




Debido al bajo crecimiento económico que se vive en México y a la pobreza que existe, los niños son obligados o tienen la necesidad de trabajar para poder salir adelante.

Los infantes solo deben de tener la preocupación de ir a la escuela, o de que es lo que van a jugar hoy, no tienen porque preocuparse por lo que van a comer el día siguiente o cosas así, eso es obligación de los padres, pero como ya lo mencionamos debido a la mala economía del país o al bajo desempleo logrando así que ni los padres pueden darle una vida digna a sus hijos por lo tanto éstos tienen que buscar la manera de sobrevivir.

La mayoría de los trabajos no son dignos para niños o no tienen la capacidad para realizarlos, sin embargo, hay personas que los contratan por el bajo sueldo que ellos puedan aceptar o por el simple echo de ayudarlos, pero no toda la gente no toma conciencia en que solo son unos niños y lo hacen con mala fe; de ahí viene la explotación infantil. Esto tiene más posibilidades de ocurrir en los hogares más pobres o en zonas rurales.

“Explotación infantil se refiere al trabajo de niños en cualquier sistema de producción económica de un país, una región y en el mantenimiento económico de un grupo familiar. La explotación infantil es un hecho que azota en especial a países en vías de desarrollo, pero en el mismo se ven implicados los países industrializados. También se le denomina trabajo infantil.”(Wikipedia)

En México, 3.6 millones de niños, niñas y adolescentes entre los 5 y 17 años de edad están trabajando de acuerdo al Módulo sobre Trabajo Infantil de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE 2007). Lo anterior equivale al 12,5% de la población infantil de este mismo rango de edad. De ellos, 1.1 millones son menores de 14 años; es decir, no han cumplido con la edad mínima para trabajar marcada por la Ley Federal del Trabajo. (UNICEF)

Debido a que hay diferencias entre niños y niñas, no todos realizan el mismo tipo de trabajo, es decir, para algunos tipos puede que haya más hombres realizándolos que niñas, así como puede ser el caso contrario; por ejemplo, los niños que trabajen en algo que se requiera algún tipo de fuerza pueden ser del sexo masculino, sin embargo, serian más mujeres las que se dedicaran al trabajo domestico.

“En la industria agropecuaria los menores explotados son más de 280 mil; en la manufacturera más de 400 mil, en el comercio medio un millón, en servicios 800 mil. Detrás de estas cifras se encuentra como causa inmediata la miseria, el deterioro del núcleo familiar, la falta de empleo del jefe de familia y la avidez y beneficios que representa para muchos mexicanos, explotar a los menores. Con ello evitan pagar salarios justos, burlar al fisco, al IMSS, al Infonavit y violar la Ley Federal del Trabajo.” (González, 2009)

Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la actualidad 218 millones de niños trabajan en el mundo, y uno de cada 12 lo hacen expuestos a las peores formas de trabajo infantil, entre las que destacan seis: la agricultura, los soldados, las redes de comercio sexual, el servicio doméstico, en minas y canteras, y el tráfico de niños. (González, 2009)

Aunque los antes mencionados sean los principales trabajos en que los niños trabajen, no dejemos pasar por alto que en la actualidad se vive una gran lucha con el narcotráfico, lo cual puede ser dañino para éstos ya que pueden ser reclutados por los que se dedican a los actos delictivos y nocivos para la salud, ya que les ofrecen mucho dinero y ellos por necesidad pueden llegar a aceptar o simplemente por ignorancia.

Aunque no todos los trabajos sean ilícitos, es decir, existen algunos que pueden ser realizados por niños sin dañarlos, como por ejemplo, trabajar de empacadores en los autoservicios, pero claro, éstas tienen sus requisitos como contar con el permiso de tus padres o tutor, así como una constancia de estudios para saber que aunque trabajen, éstos están cumpliendo con su obligación de obtener una educación digna, sin embargo la mayoría son realizados de manera denigrantes o en malas condiciones y son violados sus derechos como niños y personas, todo esto sucede aunque existan leyes y organizaciones que luchen contra esto.

A continuación se presentan algunos de los artículos de la Ley Federal del Trabajo en la que claramente se ve que no todos los trabajos son para los niños, o si lo son, con lo que deben cumplir.

Artículo 3o.- El trabajo es un derecho y un deber sociales. No es artículo de comercio, exige respeto para las libertades y dignidad de quien lo presta y debe efectuarse en condiciones que aseguren la vida, la salud y un nivel económico decoroso para el trabajador y su familia.

Artículo 8o.- El trabajador es la persona física que presta a otra, física o moral, un trabajo personal subordinado.

Artículo 22.- Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores de catorce años y de los mayores de esta edad y menores de dieciséis que no hayan terminado su educación obligatoria, salvo los casos de excepción que apruebe la autoridad correspondiente en que a su juicio haya compatibilidad entre los estudios y el trabajo.

Artículo 23.- los mayores de dieciséis años pueden prestar libremente sus servicios, con las limitaciones establecidas en esta Ley. Los mayores de catorce y menores de dieciséis necesitan autorización de sus padres o tutores y a falta de ellos, del sindicato a que pertenezcan, de la Junta de Conciliación y Arbitraje, del Inspector del Trabajo o de la Autoridad Política.

Artículo 29.- Queda prohibida la utilización de menores de dieciocho años para la prestación de servicios fuera de la República, salvo que se trate de técnicos, profesionales, artistas, deportistas y, en general, de trabajadores especializados.

Artículo 175.- Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores:
I. De dieciséis años, en:
a) Expendios de bebidas embriagantes de consumo inmediato.
b) Trabajos susceptibles de afectar su moralidad o sus buenas costumbres.
c) Trabajos ambulantes, salvo autorización especial de la Inspección de Trabajo.
d) Trabajos subterráneos o submarinos.
e) Labores peligrosas o insalubres.
f) Trabajos superiores a sus fuerzas y los que puedan impedir o retardar su desarrollo físico normal.
g) Establecimientos no industriales después de las diez de la noche.
h) Los demás que determinen las leyes.
II. De dieciocho años, en:
Trabajos nocturnos industriales.

Artículo 177.- La jornada de trabajo de los menores de dieciséis años no podrá exceder de seis horas diarias y deberán dividirse en períodos máximos de tres horas. Entre los distintos períodos de la jornada, disfrutarán de reposos de una hora por lo menos.

Artículo 178.- Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores de dieciséis años en horas extraordinarias y en los días domingos y de descanso obligatorio. En caso de violación de esta prohibición, las horas extraordinarias se pagarán con un doscientos por ciento más del salario que corresponda a las horas de la jornada, y el salario de los días domingos y de descanso obligatorio, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 73 y 75.

Artículo 179.- Los menores de dieciséis años disfrutarán de un período anual de vacaciones pagadas de dieciocho días laborables, por lo menos.

En conclusion los niños y niñas deben de ir a la escuela para así lograr salir adelante a base de estudios y logros, ésto es una forma de evitar el trabajo infantile y en extremos la explotación infantil.

Los niños también tienen derechos y uno de esos no es el trabajar.

La Convención sobre los Derechos del Niño establece “el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social”.

El Convenio núm. 182 de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil reconoce que proteger a las niñas y a los niños requiere de respuestas integradas que incluyen empleos y trabajo decente para sus padres y medidas de protección social que les ayuden a mantener a las niñas y a los niños en la escuela.

La explotación infantil no es solo un problema económico o laboral, si no también social, por lo que todos debemos de preocuparnos por ello, los niños son el futuro de nuestro país y si no logran tener unas buenas bases educativas o sociales nuestro país estará peor de lo que ya esta, hay que tomar conciencia sobre ésto para nunca ser participes de la explotación infantil de ninguna forma.

Bibliografía.


González, Victor. (13 Junio 2009) La explotación infantil en México. http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/440062.la-explotacion-infantil-en-mexico.html






Me parece excelente!!

La felicito.

Me autoriza a reproducirlo?


Claro que si profe! no hay problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada